Es incuestionable que vivimos más años que las generaciones anteriores, hasta unos 30 años suplementarios, pero también es indudable que los modos de vida y las mismas enfermedades cambian.

En el caso de la hipertrofia benigna de próstata, esa dichosa glándula que los hombres tenemos justo debajo de la vejiga urinaria y atravesada por su desagüe, la uretra,  la  edad de presentación de sus síntomas también ha cambiado. Es corriente,  que hombres mayores de 50 años  presenten inconfundibles señales atribuidas al crecimiento prostático, con todos los posibles inconvenientes miccionales y de calidad de vida que conlleva su desarrollo.

El hombre actual, moderno, informado, ocupado… desea estar en pleno rendimiento, y sabe perfectamente que el tratamiento de los molestos síntomas miccionales por el desarrollo de su  próstata acarrea en gran número de casos séquelas de disfunción sexual.

En la actualidad,  el tratamiento térmico con vapor de agua dentro del próstata es la terapia por ablación más minimalista para la solución a estos incómodos  trastornos miccionales. Además, con la ventaja añadida de que se realiza sin anestesia, en la misma consulta del especialista en unos 35 m.  y que adolece de las consecuencias negativas sobre la eyaculación  y la erección.

La verdad es líquida, pero la realidad de este nuevo procedimiento terapéutico sobre la enfermedad  más corriente del hombre marca el inicio de una nueva época para el hombre de hoy en día.

Dr. Joaquin Gironella Coll